blog-post image

Oro parece, plata no es

¡En el mundo de los videojuegos no todo es lo que parece! Os enseñamos curiosidades con los protagonistas de algunos juegos que esperamos sean entretenidas.

Mario que no es Mario


Seguramente sea la anécdota más famosa y casi todo el mundo la conoce, pero siempre hay que incluirla en este tipo de listas. Hablamos de Super Mario Bros. 2 para NES.

En Japón se lanzó el juego hacia el año 1986 como una secuela directa del bombazo que supuso el primer juego de Mario. El juego era muy similar al primero en gráficos, aunque con una dificultad un tanto elevada.

Por lo visto, en Nintendo pensaron que los jugadores extranjeros eran bastante "mancos" y no iban a recibir el juego con agrado, pero algo había que lanzar. Así que tomaron otro juego desarrollado por Miyamoto, le cambiaron los personajes principales por Mario, Luigi, Toad y la princesa Peach y listo. El juego era un poco extraño para ser un Mario, sí: el fontanero iba tirando nabos y los enemigos no eran goombas pero ya solucionarían eso con el final (no spoiler, por si acaso) y de paso añadían a Birdo como nuevo personaje de la franquicia. El juego en cuestión que se tomó de base era Doki Doki Panic, lanzado para Famicom Disk System, del cual os dejamos un video a continuación para que busquéis las diferencias.

Este juego nos pilló muy jóvenes y sin información para poder darnos cuenta de que Nintendo nos había dado el cambiazo.

A unos les gustó, otros hubieran preferido el Mario original, pero a día de hoy todos contentos ya que se puede disfrutar del original en Super Nintendo rebautizado como The Lost Levels en el recopilatorio de Super Mario All Stars entre otros.


Un juego de dragones... sin dragones


En 1991 la compañía Elite Systems lanzaba en GameBoy el juego Dragon's Lair: The Legend. Esta saga es famosa por su primera aparición en recreativas, ya que salió en ¡1983! y se basó en LaserDisc para mostrar una película interactiva donde había eventos para interactuar. La saga es bastante conocida por el nombre a pesar de que sus juegos son bastante mediocres.


El caso es que Dragon's Lair en GameBoy era algo extraño. Al igual que hemos visto con Super Mario Bros 2 aquí no encajaba algo... y es que los de Elite Systems habían sacado el juego de otro juego anterior suyo llamado Roller Coaster de ZX Spectrum.

Obviamente no salió tan bien parado como el juego de Mario y el producto final fue un juego sin mucho sentido, con una dificultad exagerada para el público a quien iba orientado, sin ningún carisma y con unas puntuaciones muy bajas.

¿Lo mejor? La portada. Y ahí el problema, ya que por aquel entonces mucha gente se guiaba por la portada, pantallazos, por el nombre, y más de uno picó comprándose el juego y esperando combatir con dragones cuando en realidad estaba jugando a un juego de montañas rusas y norias disfrazado.


Robin, Damon, los magos del balón


Damos la vuelta a la tortilla. Hablamos ahora de Tecmo Cup, juego de NES que apareció por nuestras tierras en 1993, cinco años después que su homónimo japonés. El caso es que por la portada parecía un juego de fútbol "normal", pero al ponerlo en la consola resulta que no, que es una mezcla de fútbol y RPG donde decides las acciones (regatear, tirar, pasar...) y el partido se desarrolla como si de un capítulo de Oliver y Benji se tratara. De hecho, todo el que jugó por la época decía lo mismo: "¡Si parece un juego de Oliver y Benji!"

Y en este caso lo era. En Japón el juego se titulaba Captain Tsubasa, que era como se llamaba la serie originalmente. Lo que pasa es que aquí llegó sin licencia y se cambiaron todos los nombres de los personajes, así como algunos sprites para que no se parecieran a los originales. La versión oficial fue que se cambiaron nombres y aspectos para atraer al público occidental, pero todos creemos que lo hicieron para ahorrarse unos yenes con las licencias, ya que no tiene sentido el cambio cuando la serie de Anime se retransmitía en España con gran éxito. 

En este caso, con o sin Oliver Aton, el resultado fue un gran juego. La pena es que fue el único juego de la saga en aparecer por estos lares, ya que los siguientes de NES no se lanzaron fuera de Japón y se canceló a última hora la versión de MegaDrive. 

Hilando este tema y aprovechando que hablamos de Tecmo, decir que en NES sacaron el fabuloso juego Tecmo World Wrestling, que es sin duda el mejor juego de este estilo en 8 bits (me atrevo a decir que también en 16 bits) y que hubiera vendido muchísimo mas si hubiera tenido licencia de la WWE/WWF ya que entonces se había desatado la fiebre del pressing catch aquí y los juegos con licencia que salieron eran todos mediocres.


El nombre de la rosa


Terminamos con todo un clásico como es La Abadía del Crímen, juego que creó el malogrado Paco Menéndez en 1987 y salió en los microordenadores de la época. El juego no fue un gran éxito en ventas, pero se ha convertido en un juego de culto que cuenta con libros y charlas a su alrededor


Paco se basó en el libro El nombre de la rosa y contactaron con Umberto Eco pero rechazó ceder el nombre para su uso en el juego, por lo que diremos que el juego es una versión "no oficial" de la novela. Puede que hubiera vendido más en su día con un título más atrayente, porque recordemos que muchas ventas de esa época se producían gracias al nombre del juego o su portada a falta de información, o puede que la dificultad echara hacia atrás a algunos compradores. Pero con el paso del tiempo la gente ha sabido reconocer este juego como se merece y tiene su hueco en el pedestal de grandes joyas de la época.


Hay muchísimas más anécdotas con aquellos juegos que cambiaron su nombre, lavados de cara, juegos disfrazados de otros juegos... ¿Recordáis alguno que os llamara la atención en su día?


Recuerda que puedes comprar y vender fácilmente tus videojuegos en RetroMArkt. ;)

No hay comentarios